Reseña: Una chica años veinte (Sophie Kinsella)

Una chica años veinte (Sophie Kinsella)
Una chica años veinte
Titulo original: Twenties Girl
Autor: Sophie Kinsella
Publicado por Salamandra
No hace falta ser un lince para darse cuenta de que Lara Lington no atraviesa un buen momento: su novio le ha dado esquinazo, su mejor amiga se ha largado a Goa y la empresa de cazatalentos que ha montado con ella se va al garete. Ya es hora de que algo le salga bien. Pues no. En plena tormenta existencial, aparece nada menos que el fantasma de su tía abuela Sadie, recientemente fallecida a la edad de 105 años. Con el aspecto y la marcha de una joven de los años veinte, Sadie la apremia para que recupere un misterioso collar desaparecido en extrañas circunstancias, sin el cual nunca podrá disfrutar en paz de su eterno descanso. Y aunque Lara intenta tomárselo con calma, la impulsiva Sadie la empujará a través de un alucinante y laberíntico enredo en el que se verán envueltos personajes como su repelente prima Diamanté, un estirado ejecutivo norteamericano y hasta la misma policía, que se pondrá a husmear ante la sospecha de un improbable asesinato. Así, a lo largo de este hilarante laberinto, Lara acabará convencida de que, si cuentas con la ayuda de un fantasma, al final las cosas siempre se arreglan.

Una chica años veinte es una de las novelas más originales de Sophie Kinsella, que con su desternillante humor se ha convertido en la autora más vendida del género en el Reino Unido, Estados Unidos, Italia y Francia.
Sophie Kinsella es una de mis nuevos descubrimientos. Se de ella hace bastante tiempo, pero no me aminaba a leerla. Después de varias reseñas de sus libros con algo puntaje, me decidí a darle una oportunidad a  Una chica años veinte.

Lara es la típica veinteañera, profesional y que acaba de lanzarse a su propio negocio. Pero todo le sale mal. Su socia/mejor amiga se va de vacaciones y no tiene intenciones de volver, dejándola a ella sola y sin idea de que hacer. Además, su novio, el perfecto Josh, la abandono sin razón aparente. Ahora ella no puede ni enviarle mensajes de texto para saber de el, porque el incluso cambio su numero.

Y además de su situación tan deplorable, tiene que ir a un funeral de una tatara tia Sadie que nunca conoció, y encontrarse con su familia. Su hermana, la que siempre tiene algo que decir contra ella. Sus tíos, los millonarios, y su prima, la sifrina.

Pero todo se vuelve peor cuando ella escucha, y ve, a un fantasma. El fantasma es en realidad su tia Sadie, cuando tenia 23 años, y para ser un fantasma, es bastante fastidiosa. Es mandona, gritona, y no deja en paz a Lara. Su mayor problema es conseguir el collar que le regalaron sus padres hace 75 años, el que tiene la libélula, ya que lo necesita para irse al mas allá.

Lara, por su parte, es una chica fastidiosa que al principio no me gusto mucho. Esta tan dolida por su ruptura con Josh, que no quiere aceptar la verdad. Aunque todos le repiten que el no quiere nada con ella, ella se niega diciendo cosas como “muy en el fondo el me ama”. Llega un momento en el que se vuelve bastante obtusa, y me daba ganas de sentarla a mi lado y darle unas lecciones de auto-respeto. Con la ayuda de Sadie vuelve a contactar a Josh, pero se dará cuenta que en realidad todos (principalmente sus padres) tenían razón sobre su relación. Se termino.

El bombón de esta historia es Ed, un hombre americano de negocios del que Sadie, la fantasma, se enamora instantáneamente. Manipula a Lara hasta que esta acepta ir a una cita con el, usando la ropa de la época de 1920.

Y a esto se debe el titulo, ya que Sadie vivió su juventud en los años 20. Fueron sus años mas felices, en donde se bailaba charlestón, y se usaba vestidos y millones de collares. Pero también fueron los años en los que se enamoro, y perdió su amor. Se caso con el no indicado, para luego divorciarse. Y de ahí en adelante vivió su vida, sola, hasta terminar en un ancianato en el que nadie la visitaba.

O eso pensamos, hasta que desapareció el collar de Sadie.

La historia me gusto mucho, porque como todo Chick Lit bueno, entretiene a las chicas. Lo que mas resalta es la amistad que logran forjar Lara y Sadie. Aunque parecen muy diferentes, ambas son chicas veinteañeras que solo quieren vivir su vida al máximo.

Me gusto mucho el hecho de que la autora incluyera los años 1920. Aunque no se mucho de esos años, puedo darme cuenta que ella hizo una pequeña investigación, principalmente en música, ropa y maquillaje de la época, para hacerlo mas real. Es interesante comparar como lo hacían antes, y como lo hacemos ahora…definitivamente es mucho mas fácil ahora.

Sin embargo, el fantasma de Sadie no me atrajo mucho. Aunque me gusto mucho la personalidad de Sadie, una chica principalmente malcriada aunque con un gran corazón, la idea de el fantasma no es totalmente original; pero se perdona porque estamos hablando de un Chick Lit y no algo Paranormal. Al principio no me convencía, pero las protagonistas se van enlazando perfectamente que pareciera leer a dos grandes amigas.

El libro es un poco predecible, pero no le di tanta importancia porque considero este tipo de lecturas mas livianas, las cuales leer rápido, y en donde lo que importa es sentirte bien y no estar en un mar de llantos. Pero el final ha sido de mi tipo, un final feliz de esos que adoro, pero nada fuera de lo esperado.


Mas sobre este libro en Goodreads, The Book Depository, Amazon.

Comentarios